FIESTAS EN PRADA DE LA SIERRA

Nos envían el programa de las fiestas del pueblo de Prada, que las celebra los dias 25 y 26 de junio:

SABADO 28 DE JUNIO:

17:00 Llegada y Bailes Maragatos

20:00 Filandon

22:30 Cena, música disco y chocolatada

DOMINGO 29 de JUNIO

Alborada

10:00 Asamblea de la asociación

12:30 Inauguración oficial

13:00 Misa

13:30 Aperitivos y comida

16:00 Carrera del bollo y rosca

  • Dibujo infantil y fallos de concursos
  • Elección maragata del año
  • Entrega de trofeos y reconocimientos
  • Despedida

Bar y servicio de comidas

PABLO MARTÍNEZ

Muchos habitantes de La Somoza han escuchado hablar del General Cabrera, del arriero Cordero o de la familia Panero: todos maragatos ilustres. No obstante, esta comarca se ha forjado gracias a la existencia de otras muchas personas, la mayoría de ellas anónimas. Por ello quería rendir homenaje a estas personas, dejando en este blog algunos fragmentos de su existencia. Y desearía que tu también lo hicieras: aquí tienes siempre una página en blanco para rellenarla de vida, si es posible, maragata. Quería comenzar con Pablo Martínez, mi bisabuelo. Para comenzar escribiré un relato, real, escuchado desde siempre a mis abuelos. Pablo nació, como él decía, en el año de los tres ochos, 1888, pero también aquella noche: Aquella noche, Pablo, tras ver puesta la última piedra del Molino se sentó bajo el quicio de la puerta. Observó el río y pensó que aquel agua que corría hacia el mar le daría de vivir. Al rato, su suegro, se acercó y se sentó en el poyo de enfrente. Le miró a los ojos. Luego al río. A continuación al molino. Después al camino. Movió la cabeza de izquierda a derecha y, sin separar la mirada del suelo, dijo a Pablo: hijo, el río, con su fuerza, te llevará los cuartos aguas abajo. Pablo miró fijamente a los ojos a su suegro y, si decir nada, sonrió. Acto seguido se levantó y abrió las compuertas. Pasaron los días y llegó el verano. Creció el cereal y, con el estío, el trigo se convirtió en harina. Y ésta se hizo pan. Y transcurrieron los años y, con ellos, las siembras y, tras ellas, las moliendas. Otra noche, Pablo, dejó que la turbina y el agua jugaran moviendo la muela. Salió a descansar a la puerta y dirigió sus ojos al río: le lanzó una sonrisa de agradecimiento. Al rato salió su suegro. Se sentó enfrente. Miró a Pablo. Bajo la cabeza. Pablo levantó los ojos hacia el padre de su mujer. Y le dijo: ahora el agua trae los cuartos río arriba. Se levantó, y mantenido la sonrisa, entró a mover los sacos de harina.

RECUERDOS

Ante el teclado de mi ordenador vienen a mi presencia los recuerdos de mi infancia maragata.

Aquellas tardes oscuras y blancas de invierno que, como colofón, tenían siempre la mañana de reyes y a don Juan repartiendo bolsas que contenían gusanitos. ¡Alguna me tocaba a pesar de ser extranjero en mi tierra!

La casa de concejo. Las beceras y las hacenderas. El caminar errático del viejo con el celtas entre los labios. El alicreigo. El Bayeyo. El Urceo.

Los días de verano. Aquellos que transcurrían entre partidas de chinchón. Los que iban desde la recogida de la hierba de primavera hasta las medas de manojos de centeno que engullía la trilladora. Los días de estío que morían en la noche larga.

Los que transcurrían entre los chopos y el taller. Entre los pájaros y la liga. Los paseos nocturnos entre urces y piornos. Las fiestas de Turienzo, Molina o Filiel.

Como hilo conductor el coche de línea.

Recuerdo los estíos maragatos. Y al fondo, siempre, El Teleno.

TORIBIO MARTÍNEZ CABRERA

El pasado 26 de marzo de 2008, la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra se realizó la rehabilitación de la figura de Toribio Martínez

Toribio Martínez Cabrera

Toribio Martínez Cabrera

Cabrera, general de brigada fusilado por los franquistas en 1939 en una emotiva ceremonia militar celebrada en el centro de estudios militar en la que nietos y bisnietos del general de Brigada Toribio Martínez Cabrera, fusilado por el bando franquista en 1939, entregaron su fajín azul y el de su sobrino, el capitán Cabrera Rodríguez, muerto cuando combatía con el bando franquista en la Guerra Civil.
Con la incorporación de esta faja azul, se recupera una figura militar histórica en la Escuela y en el Ejército de Tierra, junto al resto de héroes de este prestigioso centro castrense.

LA HIDRÁULICA ROMANA EN LAS CERCANÍAS DE ASTURICA AUGUSTA

Cloacas romanas en Astorga. León

Durante el Imperio Romano, tuvo un gran desarrollo la ingeniería civil, como demuestran los numerosos vestigios que han llegado hasta nuestros días, con miles de kilómetros de calzadas romanas (Ruta de la plata, …), puentes (Alcántara o Mérida), acueductos (Segovia, Mérida) que jalonan casi todos los países de Europa que fueron ocupados por los romanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies